De como las abejas comerciales están poniendo en peligro a las abejas nativas

3654033449_de08e296d7_b

abejorro europeo Bombus terrestris y abeja de miel Apis mellifera. Fotografia Macrochile

Investigadores piden regular las inspecciones en busca de parásitos para así prevenir la dispersión de enfermedades

por Lucy Goodchild van Hilten
traducción José Montalva @josemmontalva

 

Las flores incluso de las variedades más suculentas de tomates no producen néctar, lo que las hace prácticamente invisibles para la abeja de miel. Sin embargo, los abejorros, pueden verlas, y al hacerlas vibrar a la frecuencia adecuada, estas los recompensan con miles de pequeños granos de polen, los cuales se adhieren a sus cuerpos peludos. Una vez finalizado, los abejorros se mueven a la siguiente flor, pierde algunos granos de polen, pero gana otros en el camino. Al hacerlo, el abejorro no sólo recoge comida para alimentar a su creciente colonia, también ayuda a los granjeros a producir grandes y jugosos tomates – algo que las abejas de miel no pueden hacer.

Honeybee_hives

Dr. Peter Graystock inspeccionando colmenas de abejas de miel en la Universidad de California, Riverside (Fotografía I. Pittalwala)

Las abejas – en especial los abejorros y la abeja de miel – son vitales en la producción de la comida que nosotros consumimos. Ellos ayudan polinizando un 30% de los campos de cultivo, sin mencionar que las abejas de miel producen millones de toneladas de deliciosa y dorada miel.

Pero nuestro uso entusiasta de las abejas de miel “comerciales” para la polinización y la producción de miel, y más recientemente, los abejorros comerciales para la polinización de frutas de alto valor, puede estar poniendo las poblaciones de “abejas salvajes” – que son una parte importante del ecosistema – en peligro.

En los últimos años, hemos visto una tendencia preocupante en las enfermedades de abejas amenazando las poblaciones comerciales de la abeja de miel, los ácaros Varroa, el virus de las alas deformadas y la loque enfermedad bacteriana que ha matando a millones de abejas de miel alrededor de todo el mundo.

Pues resulta que, algunas enfermedades también se han extendido a las poblaciones de abejas silvestres. Ahora, investigadores de la Universidad de California, Riverside, Natural England y la Universidad de Sussex están llamando para tener reglamentos e inspecciones más estrictas para tener detecciones tempranas y así proteger a las silvestres. En un nuevo estudio publicado en la International Journal for Parasitology: Parasites and Wildlife, ellos sugieren que las abejas de miel y abejorros comerciales deberían ser examinados regularmente en busca de parásitos y otras enfermedades para proteger a nuestras abejas silvestres.

El Comercio de las abejas

La apicultura no es nueva; hemos estado cultivando abejas durante siglos por la miel y ayudar a polinizar los cultivos. Como la agricultura se intensificó en el último siglo, y por otra parte, las poblaciones de abejas silvestres han disminuido, aumentado el consumo de miel y las necesidades de polinización. Esto conllevó a un incremento del uso de las abejas de miel comerciales en los últimos 60 años. Si bien aumento la miel y la polinización de los campos de cultivo, también aumentó la propagación de enfermedades.

Las enfermedades de las abejas, como el virus de las alas deformadas y como el ácaro Varroa pueden devastar colonias y se pueden dispersar muy rápidamente entre las colmenas, mutilando y matando a millones de abejas. La propagación y la incidencia de las enfermedades ha ido en aumento en los últimos años, agravada por el comercio internacional de abejas. Cada año, cientos de miles de colmenas de abejas de miel y abejorros se mueven a través de fronteras en todo el mundo, portando parásitos y agentes patógenos con ellos.

Pero no sólo son las abejas domesticadas portan estas plagas, ellas también las dispersan entre las vulnerables poblaciones silvestres. Esto podría tener serias implicaciones para la vida silvestre y la economía, dice el autor principal, el Dr. Peter Graystock, investigador post-doctoral de la Universidad de California, Riverside, quien está estudiando insectos sociales y polinizadores. Él dice:

“Hemos estado introduciendo artificialmente altas densidades de abejas en algunas zonas, y queríamos revisar el efecto que estaba teniendo en la salud de las poblaciones locales de abejas silvestres”.

16405425392_579e855e09_b

Abejorros europeos Bombus terrestris. Fotografía Helios Lara

El Dr. Graystock y sus colegas examinaron los casos en que se han utilizado abejas de miel o abejorros comerciales en diferentes áreas y cómo estos podrían estar afectando a las abejas silvestres. En particular, ellos miraban, donde las abejas de miel o abejorros silvestres se habían extinguido localmente tras la introducción de las abejas comerciales en el área. También consideraron si traer abejas sanas a un área aún podría disminuir salud de las abejas silvestres.

 

Como se propaga la enfermedad

Los investigadores sugieren tres mecanismos que pueden estar dañando la salud de las abejas: parasite facilitation (PF), parasite spillover (PSO) y parasite spillback (PSB).

Un gran número de abejas comerciales introducidas a un área pueden causar estrés en las abejas silvestres debido a la competencia por la comida, por ejemplo. Esto hace que las abejas silvestres estén más susceptibles a las infecciones ya presentes en la población, por lo que las enfermedades se propagan más rápido de lo que lo harían sin las abejas comerciales en la zona. Esta facilitación del parásito (PF) pone a las poblaciones de abejas silvestres en un mayor riesgo ante sus propias enfermedades.

Parasite spillover (PSO), por otro lado, implica que las abejas comerciales transmiten nuevos parásitos a las poblaciones de abejas silvestres. Los parásitos pueden establecerse en poblaciones de abejas silvestres o ser reintroducidos en varias ocasiones por las abejas comerciales. Esto pone a las poblaciones de abejas silvestres en riesgo de nuevos parásitos, particularmente si están en estrecha proximidad a las abejas comerciales.

La transmisión puede ir hacia el otro lado también – en parasite spillback (PSB), las abejas silvestres transmiten enfermedades a las abejas comerciales, donde dadas las condiciones de hacinamiento la enfermedad  se intensifica, para posteriormente ser transmitida de vuelta a las poblaciones de abejas silvestres. Una vez más, esto pone a las poblaciones de abejas silvestres en gran riesgo de infección debido a una mayor prevalencia de los parásitos.

Los investigadores buscaron en varios estudios de caso en los que se mostraran estos tres efectos. Tal vez el ejemplo más conocido es el movimiento del ácaro Varroa. En el siglo pasado, la abeja europea, Apis mellifera, fue transportada a Asia, donde fue expuesta al parásito Varroa jacobsoni, parásito endémico de las poblaciones de la abeja de miel asiática (Apis cerana). El parásito se extendió a las abejas de miel europeas (PSO), dando lugar a una nueva especie: V. destructor. El movimiento y el comercialización  posterior de la abeja de miel europea permitió una propagación casi mundial de este parásito, el cual continúa haciendo estragos en las poblaciones de abejas en todo el mundo.

Salvando a las abejas

Existen maneras de mitigar el impacto de las colonias comerciales de abejas sobre las poblaciones de abejas silvestres y éstos son diferentes para las abejas de miel y los abejorros comerciales.

Las abejas de miel  están por todas partes, en distintos ambientes ambientes, por lo que es difícil de controlar hacia donde van; una colonia de 60.000 abejas de miel puede alimentarse en una superficie de más de 100 kilómetros cuadrados. En este caso, es importante que las abejas sean inspeccionadas a fondo antes de ser trasladadas o liberadas en nuevas áreas. Por desgracia, la legislación sólo requiere que las abejas de miel sean inspeccionadas buscando solo unos pocos signos de enfermedad lo que no es obligatorio en todos los países.

Abejorros comerciales, por el contrario, son traídos para polinizar áreas limitadas, como plantas de frutillas en polytuneles. El Reino Unido importa más de 10.000 colonias de abejorros cada año desde Europa del Este; aunque el Reino Unido exige un chequeo exhaustivo para los síntomas de los mayores asesinos de abejas de miel, hay pocos o ningún requisito para la inspección de muchos parásitos de abejorros. Además, la regulación para este comercio global de abejas varía entre países, habiendo lugares con políticas muy poco eficaces (o no teniéndolas) en práctica.

“Sólo recientemente nos hemos dado cuenta de lo diversos que son los parásitos de los abejorros” dice el Dr. Graystock. “Hay muchos parásitos dañinos que podrían estar poniendo a las abejas silvestres en riesgo, pero la legislación alrededor  de los abejorros comerciales no ha alcanzado a nuestro conocimiento de sus enfermedades.”

Entonces que podemos hacer? Los investigadores dicen que los esfuerzos de mitigación deben focalizarse en la fuente. Las infecciones de las abejas comerciales frecuentemente se producen en los centros de cría, así que asegurándose que estos son libre de enfermedades sería un buen primer paso. Varias enfermedades se transmiten a través del polen que las abejas comen, por lo que la irradiación del polen para matar los agentes patógenos podrían ayudar. Algunas prácticas de cría – tales como la exposición de las reinas de abejorros a trabajadoras de abejas de miel para fomentar la puesta de huevos – también deberían ser reconsiderados.

Las abejas que son transportados desde diferentes áreas tienen más probabilidades de introducir parásitos exóticos nocivos, por lo que una legislación más estricta en el control de la importación de las abejas no nativas puede limitar la propagación de algunos parásitos dañinos. Para las especies de abejas a importar, inspecciones profundasen busca de enfermedades son vitales las cuales debe cubrir una gama más amplia de parásitos.
Se debe mejorar el control de barreras en los polytuneles y los invernaderos para prevenir que los abejorros silvestres y comerciales se mezclen. Finalmente,  se deben aumentar las poblaciones  de abejas silvestres mediante el aumento de corredores biológicos y márgenes de campos de flores silvestres esto sin duda reduciría nuestra dependencia de las abejas comerciales.

Estos esfuerzos de mitigación podrían costar dinero, pero el Dr. Graystock dice  que esta inversión es vital para la salud de nuestras poblaciones de abejas silvestres, incluyendo fondos para los esfuerzos de conservación.

“Para algunas poblaciones, es demasiado tarde para volver atrás el reloj-los parásitos ya han echado raíces. Pero si queremos proteger a otras poblaciones de las enfermedades y así asegurarnos de que tendremos a las abejas silvestres en el futuro, ahora es el tiempo de invertir en su salud. Esperamos que esta revisión ayudará a mejorar la legislación y asegurarse de que el uso de las abejas comerciales no resulte en riesgos innecesariamente altos para nuestras importantes abejas silvestres.”

versión original Lucy Goodchild van Hilten. How commercial bees are putting wild ones at risk https://www.elsevier.com/connect/how-commercial-bees-are-putting-wild-ones-at-risk?sf16264002=1

 

Anuncios

Un pensamiento en “De como las abejas comerciales están poniendo en peligro a las abejas nativas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s