El abejorro más grande del mundo en peligro de extinción.

Publicado en Scientific American 17 de Julio 2015
Por John R. Platt
Traducción José Montalva @josemmontalva

He visto abejorros grandes en mi vida, pero nada parecido al abejorro sudamericano Bombus dahlbomii. “Es tan grande que pareciera como una pequeña laucha voladora”. Dice Sarina Jepsen, Directora del programa de especies amenazadas de la Xerces Society for Invertebrate Conservation. “No es tan solo grande, es colorido e increíblemente carismático.”

15895192350_ecae373566_o

Reina del abejorro patagónico Bombus dahlbomii, Torres del Paine. Fotografía Sebastian Saiter

      De hecho, B. dahlbomii es el abejorro más grande del mundo. Nativo de la región patagónica Chileno-Argentina, las reinas de esta especie pueden alcanzar los impresionantes 4 cms de longitud. Eso es ocho veces mas que una de nuestras más reconocidas especies, el abejorro norteamericano B. pensylvanicus.
Sin embargo, el notable tamaño del abejorro patagónico no le ofrece mucha protección. En la última década la especie ha desaparecido casi por completo de su rango histórico, y se desconoce con certeza cuantos quedan.
¿Pero por qué esta masiva especie ha desaparecido en tan corto tiempo? Para responder a esta pregunta, debemos remontarnos a 1997. Ese año 2 especies de abejorros europeos –el abejorro de jardín (B. ruderatus*) y el abejorro de cola peluda (B. terrestris)- fueron importados a Chile con el propósito de polinizar cultivos en invernaderos. Algunas de estas abejas escaparon y se asilvestraron alcanzando la patagonia el 2006.

Abejorro nativo Bombus dahlbomii forrajeando sobre trébol. Fotografía Juan Pablo Gabella

Ese fue el momento exacto cuando la devastación comenzó. No solo porque B. terrestris potencialmente compite con B. dahlbomii, sino porque también el abejorro introducido estaba infectado con un parásito protozoario llamado Apicystis bombi**, el cual como se podrán imaginar por el nombre, ataca principalmente a abejas y abejorros. El parásito- el cual no parece ser nocivo a B. terrestris– infecta los intestinos y luego se ramifica a otras partes del cuerpo de las abejas. Aunque todavía se sabe poco acerca de sus efectos, al parecer podría producir cambios conductuales los cuales resultarían en alta mortalidad de obreras y dificultad en el establecimiento de nuevas colonias.
“Necesitamos acciones inmediatas para ayudar a estos abejorros,” dice Jepsen. El paso siguiente y más importante es entender como los patógenos están siendo transmitidos a B. dahlbomii y como las especies invasoras están compitiendo con los abejorros nativos por comida y hábitat.
El trabajo para encontrar esta información comienza pronto. La Union Interncional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) ha lanzado una campaña de fundraising para ayudar a juntar el dinero necesario con el fin de evaluar la salud y el riesgo de B. dahlbomii y otras 100 especies de abejorros poco estudiadas. “la financiación es difícil de conseguir y estamos contra el tiempo,” dice Paul Williams, director del grupo de especialistas de abejorros de la IUCN. El grupo ya tiene algo de financiamiento pero el outreach podría ayudar a poner dinero donde nos falta (ellos buscan $25,000) y también esta campaña sirve de todas maneras para involucrar al publico en la problemática de los abejorros a nivel mundial.
Jepsen muestra su preocupación por los patógenos que se dispersan de abeja en abeja a través de los países y los continentes. Ella no está sola, en un trabajo publicado en 2013 en la revista Journal of Applied Ecology se alertó de que más de un millón de colonias comerciales son importadas alrededor del mundo cada año. Pruebas sobre las colonias de 3 principales productores encontraron que el 77% de ellas portaban parásitos microscópicos, incluyendo A. bombi. Los investigadores llamaron al problema las “colmenas de Troya”. Como resultado de este paper, la Sociedad de Ecología Británica y la Bumblebee Conservation Trust pidieron por un estricto control en las importaciones de abejorros con la intención de proteger las abejas nativas del Reino Unido.

Helios Lara.

Abejorros europeos (Bombus terrestris) asilvestrados en Chile. Fotografía Helios Lara

Obviamente es tarde para poner control a las importaciones realizadas en Chile y así poder proteger a la “laucha voladora”, pero investigaciones hechas por el equipo abejorro de la IUCN podrían dar pistas de que tan amenazada esta la especie. Esperemos en el proceso ellos puedan dar con soluciones y así salvar al abejorro gigante.

* Bombus ruderatus fue importado a Chile en el año 1982, procedente de Nueva Zelanda.
** A la fecha se han reportado 7 especies de parásitos importados en Chile, atacando a B. dahlbomii. 2 protozoans: Apicystis bombi, Crithidia bombi; 3 mites: Kuzinia laevis, Pneumolaelaps longanalis y Locustacarus buchneri; y un microsporidio Nosema sp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s